3 de junio de 2011

22ª noche - Perdón

Solemos perdonar a los que nos aburren, pero no perdonamos a los que aburrimos

François de La Rochefoucauld
 

1 comentario:

B. Miosi dijo...

Ja, ja, ja! Qué cerdo ese guarro, hay gente que por más que se cambie de ropa sigue siendo la misma, y encima se pregunta: ¿por qué siempre me tratan igual?

Buenísimo este cuento, Fernando, ¡ah! cómo me divierten tus fábulas!

Besos,
Blanca